Comparteeee!!!

El drenaje linfático manual es una técnica de masaje en el que se utilizan las manos con movimientos suaves, lentos y repetitivos que hacen que mejore la circulación de la linfa, haciendo que mejoren las patologías como edemas, inflamaciones y también retención de líquidos. También existe el drenaje linfático asistido con ayuda de máquinas que aplican presión (presoterapia).

Orígenes

Al contrario de lo que sucede con muchos otros masajes, esta técnica nació hace poco más de cien años de la mano del matrimonio formado por Estrid Vodder (naturópata) y Emil Vodder (fisioterapeuta). Ambos estuvieron durante muchos años comprobando cómo los pacientes mejoraban su salud a través de la manipulación de los ganglios linfáticos, algo que nadie se había atrevido a hacer hasta el momento.

Cuando ambos trabajaban en un balneario de la costa francesa pudieron observar cómo algunos pacientes presentaban cuadros inflamatorios en los ganglios linfáticos del cuello. Fue entonces cuando descubrieron que realizando manipulaciones con sumo cuidado en esa zona se conseguía reducir su tamaño y los pacientes mejoraban su salud.

drenaje linfatico manualAquello era algo que nadie en la comunidad científica ni médica se había atrevido a hacer porque se creía que manipular los ganglios inflamados era perjudicial para la salud, pero finalmente se descubrió que resultaba beneficioso, especialmente en las afecciones crónicas.

De esta forma, el matrimonio Vodder comenzó a utilizar cada vez más esa técnica y a difundirla en reconocidos congresos de medicina. Con el paso de los años se hicieron con un nombre de importancia dentro de la comunidad médica mundial, quien les agradeció su descubrimiento.

Masaje linfático, tipos

Drenaje linfático manual

En este caso nos encontramos con dos modalidades bastante diferentes entre sí. La primera es la acción manual, la que llevan a cabo los especialistas, la cual es la más efectiva y donde sólo se usan las manos. Esta clase de masaje tiene unas características especiales y solamente debe realizarlo personal cualificado.

En el siguiente vídeo podemos ver cómo dar un masaje linfático manual o drenaje linfático sin vendajes ni accesorios:



Drenaje asistido

El otro tipo de masaje es el asistido, el que se lleva a cabo gracias a la ayuda de máquinas específicamente creadas para conseguir el efecto. Lo que hacen estos dispositivos es realizar diferentes presiones en puntos específicos con el objetivo de reactivar el flujo de linfa mediante los vasos linfáticos. Un claro ejemplo podemos verlo en la presoterapia (lo vemos a continuación), muy cómodo para el especialista porque no tiene que hacer esfuerzo, aunque su efectividad es menor.

Presoterapia

Se puede considerar un tipo de drenaje linfático asistido, ya que se utilizan elementos que no son las manos. Consiste en aplicar presión en determinadas zonas para mejorar el drenaje y la circulación. Algunos de los tipos de presoterapia o elementos utilizados son: vendajes de compresión, mangas compresivas, botas de elastocompresión o cámaras hinchables de presoterapia neumática ajustadas al cuerpo del paciente.

Relacionado:

▶️ Más información en nuestro artículo sobre Presoterapia

Para quién está recomendado

Debemos destacar que el sistema linfático está estrechamente ligado al sistema inmunológico, por lo que realizar este masaje hace que mejore notablemente el estado de salud. También influye en el estado del sistema nervioso y trata específicamente diferentes clases de afecciones, convirtiéndose en un masaje muy beneficioso.

Muchas personas lo toman porque sufren de estrés o ansiedad, otras personas lo toman como complemento a tratamientos estéticos como liposucciones para ayudar a eliminar la grasa, como complemento a tratamientos e intervenciones antiarrugas, etc. Pero en realidad no hace falta sufrir ninguna clase de afección para someterse a un masaje drenante.

Más abajo recogemos los principales beneficios del masaje linfático. En caso de padecer alguna de las patologías que se listan se recomienda darse una o varias sesiones de masajes drenantes.

Ojo, no confundir un drenaje linfático con un masaje anticelulítico, ya que aunque tienen puntos en común, los objetivos de uno y otro son diferentes. En este post tienes más información el masaje para la celulitis.

Si buscas otro tipo de beneficios, también te pueden interesar estos otros tipos de masajes como alternativa o como complemento al linfático:

▶️ Masaje de relajación del cuerpo o una zona localizada

▶️ Masaje Thai para liberar tensiones

▶️ Masaje hindú para cuidar mente y espíritu además del cuerpo

Beneficios del drenaje linfático

Son muchos los beneficios que se obtienen con este tipo de masajes, todos ellos relacionados con una notable mejora del sistema inmunitario y con la eliminación de la forma más efectiva de todos los desechos que origina el cuerpo de forma natural.

presoterapia drenaje linfatico asistido

  • El masaje linfático es ideal para aquellas personas que sufren de estrés o ansiedad o incluso para quienes estén atravesando por un momento en el que se tienen agudos procesos de dolor. La relajación muscular que se consigue con los masajes linfáticos es un poderoso aliado contra estas patologías.
  • En el campo de la estética, estos masajes también tienen su peso. Los efectos mejoran notablemente la imagen de los pacientes y ayudan a incrementar los efectos de otros tratamientos estéticos. Por ejemplo, tras una liposucción, lo normal es acompañar un tratamiento de drenaje linfático, lo que ayuda a eliminar correctamente la grasa sobrante después de esa intervención.
  • Entre las mejores estéticas también se encuentra la atenuación de las arrugas y también las bolsas debajo de los ojos, hacer una limpieza de las capas más profundas de la piel o incluso como terapia anti estrés, lo que hace que este masaje sea cada vez más utilizado.
  • También es algo muy utilizado para luchar contra la celulitis, depósitos grasos, para las personas que tienen una gran hinchazón en las extremidades inferiores (bien sea por embarazo, por tener retención de líquidos, algunas enfermedades o por la acción del calor en verano) y también para quienes sufren pesadez de piernas.

Ayuda contra otras afecciones

Además de los beneficios citados, el drenaje linfático es también de ayuda contra otras afecciones como:

  • Acné
  • Afecciones relacionadas con el aparato digestivo
  • Ansiedad
  • Artritis
  • Artrosis
  • Celulitis
  • Diferentes clases de edemas (facial, linfoestático, embarazo, del sistema nervioso, problemas renales, postoperatorio, etc.)
  • Dolores de cabeza
  • Edema premenstrual
  • Edema provocado por problemas renales
  • Estrés
  • Fibromialgia
  • Hematomas
  • Hipertensión
  • Hipotiroidismo
  • Migrañas
  • Varices
  • Vértigo

Contraindicaciones

En el caso del masaje linfático nos encontramos con dos clases de contraindicaciones, las relativas y las absolutas.

Relativas

En el caso de las contraindicaciones relativas quiere decir que deben ser evaluadas en cada paciente, y entre ellas se encuentran:

  • Algias pélvicas
  • Edemas por insuficiencia cardiaca congestiva
  • Enfermedades autoinmunológicas (artritis reumatoide, lupus, etc.)
  • Hipertiroidismo o hipotiroidismo
  • Hipotensión arterial
  • Inflamaciones agudas (reuma, cólico nefrítico, gota)
  • Insuficiencia cardíaca descompensada
  • Nevus (lunares)
  • Post tromboflebitis y post trombosis
  • Síndrome del seno carotídeo

Contraindicaciones absolutas

A tener en cuenta por todo tipo de pacientes:

  • Crisis asmática
  • Edemas linfodinámicos por desnutrición
  • Flebitis, tromboflebitis o trombosis
  • Infecciones agudas (debido al peligro de propagación por la vía linfática)
  • Patologías renales
  • Varices tortuosas

En caso de que se tenga alguna de estas o de las patologías citadas a lo largo de este artículo, lo mejor es consultar con el médico sobre la posibilidad de hacerse un masaje linfático. El profesional será quien decida si es recomendable hacerlo o no, y qué técnicas aplicar en cada caso.