Comparteeee!!!

Dentro de la variedad de masajes drenantes que podemos encontrar se encuentra la presoterapia, una técnica que consiste en la aplicación de presión de aire sobre diferentes partes del cuerpo, algo que actúa sobre el sistema linfático de forma muy eficaz.

Presoterapia, ¿qué es y cómo se aplica?

Se trata de un tratamiento médico-estético que utiliza la presión del aire para poder llevar a cabo un drenaje linfático. Con esta técnica de masaje se consigue mejorar la elasticidad cutánea así como el aporte de oxígeno a los tejidos, lo que contribuye a una mejor regeneración tisular.



Para llevar a cabo este proceso, la persona se tiene que poner unas botas, un fajín y unos brazos específicos, los cuales cuentan con diferentes cámaras de aire. Éstas están conectadas a un dispositivo que tiene un compresor de aire, el cual tiene como misión administrar las presiones durante el tratamiento en las zonas afectadas como pueden ser las piernas, abdomen y brazos.

Además puedes saber más de otro tipo de masajes si pinchas en los siguientes enlaces:

▶️ Masaje Thai

▶️ Masaje tantrico

▶️ Masaje hindú

Relación con la cavitación y diferencias

La presoterapia y la cavitación son dos tratamientos estéticos habituales en clínicas estéticas, los cuales se realizan tanto por separado como combinados. Por tanto a veces se les relaciona e incluso a veces se complementan sesiones de una y otra técnica. Pero no son lo mismo.

cavitación en muslos

La cavitación se usa para reducir o acabar con la grasa localizada, y para ello usa ultra sonidos de baja intensidad que rompen cúmulos de adipocitos y luego nuestro organismo los elimina forma natural. Este tratamiento no es manual, sino que se aplica mediante la máquina de ultrasonidos.

En cambio la presoterapia, puede ser mediante masaje manual y también asistida con instrumentos. Mediante el masaje se estimula la circulación de los sistemas circulatorio y linfático, el cual se encarga de transportar la linfa tan relacionada con la formación de cúmulos grasos. La presoterapia a menudo se recomienda contra la celulitis o piel de naranja, y también para otros problemas relativos al tejido adiposo.

¿Cuándo se recomienda?

La presoterapia está indicada tanto para hombres como para mujeres, siempre en función del tratamiento que necesiten. No se necesita que la persona tenga ninguna clase de problema de salud o estético para disfrutar de la presoterapia y sus beneficios, pero es recomendable saber a quién puede proporcionar un plus.

técnica de presoterapia

Entre las personas a las que la presoterapia resulta de mayor utilidad es a aquellas que tienen retención de líquidos, obesidad, varices, celulitis, piernas cansadas, reumatismo, migrañas, edemas o linfoedemas, menopausia, quienes estén en un proceso de post-operatorio o quienes sufran alguna clase de alteración en el sistema circulatorio.

También resulta beneficiosa para aquellas personas que tengan pensado someterse a un tratamiento de liposucción pero prefieran elegir un método diferente, sin cirugía.

Beneficios de la presoterapia

Los beneficios de la presoterapia son de lo más variado dado que se trata de un tratamiento adecuado para un gran número de afecciones.

Es un tratamiento muy beneficioso para:

  • – piernas cansadas
    – varices
    – celulitis
    – arañas vasculares
  • y todo aquello que esté relacionado con una circulación sanguínea inadecuada en nuestro cuerpo.

    También ayuda a la pérdida de volumen a medida que se van llevando a cabo las sesiones. Contribuye a disminuir la inflamación e hinchazón de las extremidades, sobre todo las piernas. Ayuda a mejorar notablemente la oxigenación de la piel aportándole tersura, firmeza y sobre todo elasticidad, con lo que se convierte en un tratamiento excelente para poder combatir los signos más visibles de la celulitis.

    La presoterapia ayuda a moldear la silueta y consigue eliminar las toxinas que se forman en el organismo, mejorando la circulación sanguínea y los efectos visibles en lo referente al aspecto general de las piernas.

    Con esta clase de tratamiento, tanto articulaciones como músculos se ven muy beneficiados dado que se estimulan, se tonifican y se relajan gracias al masaje que se proporciona la presión que se hace a través de los manguitos. Además el sistema digestivo se ve completamente estimulado porque los músculos del intestino y abdomen se ven distendidos.

    presoterapia sesión

    No hay que olvidarse que tanto el sistema circulatorio como el linfático se ven muy beneficiados por esta técnica. Aumenta el incremento del oxígeno en el organismo y desciende la tensión en la sangre. Las células se nutren de forma más adecuada gracias a la eliminación de las toxinas y mejora notablemente el sistema inmunológico.

    Contraindicaciones

    Aunque la presoterapia reporta un gran número de beneficios, también tiene sus contraindicaciones. Entre ellas destaca la aparición de trombosis venosa profunda en muchos casos, insuficiencia cardiaca incluso en personas que no las padecen antes de estos tratamientos; insuficiencia arteriosa periférica grave, tromboflebitis superficial y dermatitis.

    Otra de las contraindicaciones de la presoterapia es la posibilidad de la aparición de erisipela, una infección de la dermis y tejido celular subcutáneo. No hay que olvidarse de la inflamación de los canales linfáticos, infección profunda o algo muy peligroso, la artiopatía obliterante periférica, que no es otra cosa que el estrechamiento de los vasos sanguíneos, lo que hace que la circulación se reduzca, algo que puede ser bastante peligroso para la salud.

    A pesar de que el colectivo de posibles pacientes es amplio, hay personas que no pueden recibir esta clase de masajes.

    En general, no puede aplicarse este procedimiento a personas que tengan marcapasos, si tienen trombosis venosa profunda, tienen alguna clase de infección o dolor en la piel de la zona donde se quiere hacer este tratamiento, si tienen enfermedades cardíacas severas, cáncer o si se encuentran en periodo de gestación.

    Antes de finalizar, es necesario recordar que antes de someterse a un tratamiento de presoterapia, nunca está de más consultar con un nuestro médico si es recomendable. Él conocerá nuestro historial clínico de enfermedades o patologías y será quien mejor puede decir si podemos participar en las sesiones o no.