El masaje reductor (también llamado reductivo) consigue llegar a reducir la grasa localizada en determinadas zonas del cuerpo, y puede ayudar a moldear la figura. Sin embargo, es importante recordar que al igual que el masaje anticelutíco no es una solución definitiva a la pérdida de peso, sino una de las herramientas que puede ayudar a conseguirlo en combinación con otras como una dieta equilibrada y el ejercicio físico.

¿Qué consigue un masaje reductivo?

Como ocurre en los masajes para la celulitis, con esta clase de masaje se consigue llegar a reducir la grasa localizada en determinadas zonas del cuerpo, estilizando la figura y obteniendo diferentes beneficios que veremos un poco más adelante.



El masaje reductor no puede ser realizado por cualquier persona que no sea un terapeuta especializado. La razón es porque en esta clase de masajes reductores se utilizan técnicas especiales que si no se hacen de forma correcta pueden llegar a provocar daños en el paciente o provocar efectos secundarios.

Los masajes de los que se hablan en estos post buscan los mismos objetivos que el masaje reductor:

▶️ Masaje linfatico ayuda con la retención de líquidos

▶️ Presoterapia es un drenaje linfático con presión de aire

Las sesiones pueden tener una duración de entre dos y tres horas, un tiempo un poco largo pero hay que tener presente que en ellas se trabajan zonas de los muslos, glúteos, abromen, caderas, torso y brazos. Con ello el masaje de reducción busca reducir el exceso de grasa mediante movimientos específicos así como eliminar toxinas, modelar la figura y reducir o eliminar la piel de naranja.

Para quién está recomendado

Es necesario recordar que antes de realizarse masajes reductivos se debe pasar por una evaluación previa que hará un profesional como puede ser un médico o un kinesiólogo.

masaje reductivo abdomen

Lo que harán será evaluar el estado de salud de las personas, si se tiene alguna clase de trastorno circulatorio destacable, si se tienen alergias o cualquier otra clase de complicación de salud que pueda hacer que el paciente no pueda recibir el tratamiento.

Esta clase de masajes está recomendada sobre todo para aquellas personas que buscan reducir de forma localizada puntos de grasa, aunque esto debe ser complementado con otras técnicas para que el efecto sea el deseado.

El masaje reductivo se debe combinar con una alimentación equilibrada, rutinas de ejercicio físico durante al menos una hora al día. Los masajes son solo el complemento del resto de prácticas para adelgazar y para mejorar nuestra salud.

Masaje reductor, Beneficios

Los masajes reductores ofrecen una larga lista de beneficios. Partiendo de la base que tienen incidencia sobre el tejido conjuntivo, ayudan a tener una mejor irrigación así como drenaje linfático e intravenoso. Con la presión que ejerce el profesional se van liberando toxinas y las grasas que están adheridas a los tejidos y se eliminan poco a poco.

masaje reductivo en nalgas

Se elimina la grasa localizada que se acumula en el cuerpo y también ayuda a estilizar el contorno de la figura, haciendo que esta sea más estética. Además se trabajan zonas con mayor cantidad de grasa en el cuerpo, lo que provoca calor gracias a los movimientos que se realizan. Este calor ayuda a ir disolviendo poco a poco el tejido adiposo.

Además, con estos movimientos se intensifica y mejora la circulación sanguínea así como el metabolismo local, a reabsorber grasas y aumentar el consumo de las calorías gracias al incremento de la actividad motora.

Otra de las ventajas del masaje de reducción la tenemos en la notable mejora en la textura de la piel, y que combate la flacidez, tonifica la piel e incluso ayuda a las personas que padecen de estreñimiento.

Desventajas y efectos secundarios

Aun con tantos beneficios, este masaje reductor también puede traer consigo algunas desventajas e incluso contraindicaciones, como por ejemplo que la intensidad del masaje pueda llegar a provocar algunos hematomas, sobre todo en aquellas personas que tienen la piel más sensible.

Las cremas que se utilizan en los masajes reductores pueden provocar alergias. En caso de que se tenga una infección en los riñones es necesario tenerlo en cuenta y avisar al especialista porque puede agravarse este problema.

Además, no se recomienda a personas que sufran de hipertensión, que cuenten con insuficiencia hepática, reumatismo, cáncer, edemas, alergias cutáneas, si se está haciendo la digestión o si se está embarazada.

Efectos secundarios de los masajes reductores

Además de los puntos negativos, los masajes reductivos pueden llegar a tener una serie de efectos secundarios que se deben tener muy presentes antes de comenzar a hacérselos.

masaje_redcutor local

Hay que destacar que pueden llegar a ser dolorosos para algunas personas e incluso pueden reducir el tono muscular a las personas que se someten a ellos, especialmente a aquellas que no están acostumbradas a hacer ejercicio físico.

Si no se complementan estos masajes con una correcta alimentación y unas rutinas diarias de ejercicio físico, no serán de mucha ayuda para reducir peso que es algo de lo que se busca con estos masajes. Solamente tendrán éxito si se siguen estas pautas y en no demasiado tiempo se podrían ver los efectos.

En caso de no poder llevar la dieta o las rutinas de ejercicio, lo mejor sería no comenzar con estos tratamientos, porque no solo se perdería tiempo sino también dinero.